Pacto de Ética metodista ante Dios, compañeros y congregantes.

 

  • Mi Vocación de ser pastor. 
  • Conducta Personal y Familiar.
  • Relaciones con la Iglesia. 
  • Mi relación con otros pastores (as).
  • La relación con mi conferencia.
  • La relación con la comunidad en general. 

Mi Vocación de ser pastor. Debo ser consciente que acepté el llamado a ser pastor y como tal debo sujetarme a Dios como Dueño de la Mies y a su Palabra, siendo así, buscaré ser humilde y servir en lo que se exige en el reino de Dios en la Iglesia Metodista de México, A.R.,  como pastor(a)= embajador de Cristo en la congregación asignada.

Conducta Personal y Familiar. Debo ser ejemplo de los fieles practicando aquello que enseño. Aspectos económicos. Me comprometo a ser buen administrador de los bienes que Dios me encarga y me presta para ejercer mi ministerio y sostener a mi familia.

Relaciones con la Iglesia.  Como mensajero y embajador de Cristo en mi congregación, mi responsabilidad es de dedicación en tiempo, interés y amor. "Dondequiera que vea unos mil hombres que corren hacia el infierno, los detendré si lo puedo hacer, y como ministro de Cristo les rogaré en su nombre que se vuelvan y se reconcilien con Dios",(JW)

Mi relación con otros pastores (as). Como siervo de Cristo debo considerar a todo pastor(a) no solo como mi hermano, sino como mi consiervo en Cristo Jesús, respetando su labor y su pastoreo, cuidando de su integridad como la mía propia. Me apegaré a ser pastor de mi congregación  y no intervenir con miembros de otras congregaciones.

La relación con mi conferencia. Me aprestaré a ser colaborar y comprometido en extender el reino de Dios en cada corazón con el ordenamiento que emane de mi distrito y conferencia anual. Ser responsable de convocatorias, atento a llamados de trabajo y ser un diezmero fiel.

Y la relación con la comunidad en general.  Mi ruego a Dios porque siga siendo luminar en el mundo.

 

 

Pastor metodista y wesleyano.

Oración de Pacto con Dios

 

No me pertenezco, soy tuyo.

Ponme donde quieras, asóciame con quien quieras

Ponme a trabajar, ponme a sufrir

Sea yo empleado por ti, o desplazado por ti, exaltado para ti o rebajado por ti.

Haz que yo esté lleno, haz que esté vacío,

Haz que tenga todo, haz que no tenga nada.

 

Voluntariamente y de corazón cedo todas las cosas a Tu placer y disponibilidad.

Y ahora, glorioso y bendito Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo,

Tú eres mío y yo soy Tuyo.

Así sea.

 

Y que este pacto que yo he hecho aquí en la tierra sea ratificado en los cielos.

Amén.
 

Juan Wesley